¿Qué es LAD y cómo se aplica en odontología?

La terapia fotodinámica es la forma menos invasiva de solucionar una infección periodontal

Dentro de la multitud de tratamientos que se pueden aplicar en casos de infección periodontal -es decir, en las encías y otros tejidos-, uno de los que más se está expandiendo gracias a su eficacia sin efectos secundarios es la terapia LAD (desinfección activada por luz, en inglés). No es siempre la más recomendable, y en ocasiones hay que combinarla con otros tratamientos, pero queremos comentar sus particularidades para que sean tenidas en cuenta por los clientes que nos suelen preguntar por ella.

No es un tratamiento exclusivo de la odontología. Todo lo contrario, está basado en la terapia fotodinámica descubierta por el científico alemán Oscar Raab hace un siglo, y es aplicada a muchos tipos de dolencias, entre ellas el cáncer, por su capacidad de desinfección sin afectar a tejido sano. El descubrimiento y extensión de los antibióticos hicieron que esta terapia perdiera partidarios y ahora que existe preocupación por el abuso de estos medicamentos ha vuelto a cobrar fuerza.

Consiste en la aplicación de una sustancia química no tóxica, un agente fotosensible que al ser expuesto a una luz calibrada para eliminar dicho agente hace desaparecer también las bacterias a las que se une sin causar ningún daño a tejido sano. La LAD es perfecta cuando un raspado radicular no es suficiente para eliminar las bacterias existentes en el periodonto y no se quiere practicar ningún tratamiento invasivo.

En la clínica Fernández Abarca aplicamos tratamientos LAD -también conocidos como terapia fotodinámica antimicrobiana (TFDA)– en endodoncias, periimplantitis, pericoronitis, gingivitis e incluso para casos de caries. El efecto bactericida está demostrado por ensayos clínicos solventes, sin efecto secundario ninguno, y es la terapia menos invasiva en su categoría. A los pocos días de su aplicación ya debemos notar efectos positivos en el paciente, como la desinflamación de las encías. La única precaución que debemos tomar es para con la vista del paciente y el odontólogo, empleando gafas protectoras para prevenir daños por contacto de la luz láser con los ojos.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar