Dolor de encías y su solución: ¿Qué es la peridoncia?

El dolor de encías puede ser a consecuencia de una enfermedad dental y debe tratarse con prontitud. En este post te explicamos en detalle sobre el tema en cuestión.

El sangrado y dolor de encías es una de las principales preocupaciones en cuanto a enfermedades bucales por parte de nuestros pacientes. Cuando nos llega a nuestra clínica dental en Motril un nuevo usuario preocupado por un tratamiento para el dolor de encías, se le debe derivar a periodoncia. La periodoncia es la especialidad odontológica que trata todo lo referente a afecciones en los tejidos que dan soporte a los dientes (encías, ligamentos periodontal, cemento radicular y hueso alveolar).

Una vez realizado un diagnóstico completo y reconocida la enfermedad que padece, se le podrá recomendar al paciente un tratamiento para el dolor de encías efectivo.

La principal enfermedad periodontal que provoca dolor de encías es la gingivitis, una dolencia causada por la acumulación de placa bacteriana (sarro) en el diente y bajo la encía. Si esta enfermedad no se trata, puede llegar a conducir a la pérdida del soporte dental y con ello, el diente.

El grado de progresión de la enfermedad, incurrirá en el tratamiento para el dolor de encías que sufre el paciente, siendo el objetivo principal de este tratamiento la eliminación por completo de la totalidad del sarro. Dicha eliminación se realizará bien mediante el uso de antibióticos específicos o mediante un curetaje profundo, limpiando así las raíces dentales. No obstante, este último tratamiento se efectúa únicamente si el estado de la enfermedad está demasiado avanzado.

¿Cómo prevenir la gingivitis?

Prevenir la gingivitis es tan sencillo como mantener una higiene bucal adecuada. Para ello te dejamos a continuación una serie de sencillos tips que mejorarán tu higiene dental:

  • El cepillado debe realizarse tras cada comida, con movimientos circulares y prestando especial atención a la zona de unión entre diente y encía.
  • Utiliza hilo dental tras cada cepillado.
  • Refuerza tu higiene finalizando el cepillado con enjuagues o colutorios.
  • Visita a tu dentista de confianza con regularidad. Este tipo de afecciones es mejor tratarlas cuanto antes.

Siguiendo estos consejos, la gingivitis y el dolor de encías no será una de tus preocupaciones. Y si tuvieras aún así cualquier duda, ¡acude a nosotros!

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar