Halitosis: causas y soluciones

El mal aliento o halitosis es una afección que os preocupa muchísimo hoy en día y no es para menos ya el hedor bucal puede ser consecuencia de un problema bastante grave si no se trata a tiempo. En este blog os explicamos las causas de la halitosis y cómo solucionarla.

La halitosis consiste en tener mal aliento, sin más y son muchas las personas que lo sufren, por no mencionar que es un síntoma que ha afectado a la población prácticamente desde que el mundo es mundo.

Las causas de la halitosis pueden ser muchas pero principalmente se origina por culpa de la deposición y aglomeración de bacterias de la misma cavidad oral. El problema real de la halitosis es la consecuencia que puede acarrear esta acumulación ya que este mal aliento puede ser fruto de una enfermedad peridontal, una caries avanzada, una infección u otro problema más grave.

Causas de la halitosis

Higiene insuficiente: cuando el mal aliento viene dado por la acumulación de restos de comida, el problema tiene fácil solución: reforzar la higiene dental. La putrefacción de los restos alimenticios que pueden quedarse en los huecos interdentales suelen ser la principal causa de la halitosis y a su vez la más fácil de solucionar ya que el uso habitual de enjuagues bucales, seda dental y cepillos interproximales pueden ayudarnos a eliminar por completo los restos de comida que el cepillo tradicional no logra eliminar.

Tabaco: productos como el tabaco o el alcohol provocan un aliento bastante desagradable. Además, a la larga el tabaco puede ser causante de enfermedades en encías y garganta.

Boca seca: un factor importante para evitar el mal aliento es la renovación de saliva, por lo que si sufrimos sequedad bucal por la falta de ingesta de líquidos es bastante más probable que suframos de halitosis.

Tratamientos médicos: ciertos antibióticos y medicamentos son causantes del mal aliento debido a lo fuertes que son para nuestro estómago. Otros además provocan la sequedad bucal de la que hemos hablado en el punto anterior y otros pueden liberar ciertas sustancias al descomponerse que también generan mal aliento.

Infecciones bucales: Todos los puntos anteriores pueden generar infecciones y enfermedades bucales que sean las causas de la halitosis. Por otro lado, hay que tener mucho ojo con los implantes ya que la aparición de la halitosis tras la realización reciente de un implante, puede ser motivo de una infección del nuevo miembro dental.

Además de todas estas causas, hay muchos más motivos por los que puede nacer la halitosis; los trastornos de metabolismo, enfermedades como el cáncer, la aparición de piedras en las amígdalas o problemas de reflujos y estomacales pueden provocar un olor particular en nuestra boca, por ello es recomendable visitar a nuestro dentista de confianza cuando se nos detecta el mal aliento, porque es importante destacar que por regla general, la halitosis suele ser detectada por personas cercanas a nosotros ya que es complicado que el paciente de halitosis perciba el mal olor de su aliento.

Soluciones

Cada problema causante de la halitosis tiene su remedio, no obstante y como hemos dicho en el párrafo anterior, lo ideal es visitar al dentista ante la primera señal de halitosis. No obstante, siempre es recomendable el refuerzo de la higiene dental mediante el uso de colutorios, seda dental y cepillos interproximales.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar