Me he roto un diente: ¿qué hago?

Ante todo, mantén la calma. Aquí tienes los consejos básicos a tener en cuenta, entre ellos llamarnos cuanto antes.

Odontólogo con mascarilla

En la clínica Fernández Abarca son muchos los clientes que han llamado a nuestra recepción con una urgencia bastante común: un diente roto. «¿Qué hago?«, suelen preguntarnos. Aquí te vamos a dar los pasos que debes seguir en esta situación.

En primer lugar, analizaremos cuáles son las causas más habituales en las que se pueden romper. La rotura de una pieza dental es algo más habitual de lo que pudiera parecer. Son muchas las situaciones que pueden provocarlas. Aunque es más común entre niños a consecuencia de accidentes y golpes, esta circunstancia no escapa tampoco de los adultos.

Las causas por las que se producen en los adultos pueden ser muy diversas, pasando por un accidente con un vehículo o incluso en el mundo del deporte. Otra de las causas que pueden provocar esta rotura, puede ser comer alimentos muy duros en los que se fuerzan las piezas dentales.

A la hora de reparar un diente roto, el tiempo juega un papel crucial. Esto se debe a que pasado un tiempo, en una franja aproximadamente entre media hora y una hora, el diente no pueda recuperarse de forma natural para poder ser reparado.

Desde el momento en que se rompa el diente te recomendamos ante todo que no cunda el pánico. Para ello, vamos a describirte cuál es el proceso que debes seguir en caso de que te suceda.

Conserva el diente

Una vez roto el diente, deberá conservarse y acudir lo antes posible al odontólogo. Para conservarlo se recomienda meterlo en un vaso con leche o saliva; o bien, mantenerlo entre los dientes inferiores y la lengua, con cuidado de no tragarlo.  Además, se recomienda que el diente permanezca intacto y no haya sido raspado o intentado limpiar.

Desinfecta y parar la hemorragia

En estos casos la herida provoca la aparición de mucha sangre. Por ello, reiteramos que es importante mantener la calma. Cuando suceda, lo más recomendable es que se enjuague la boca con agua y sal, para evitar infecciones y empeorar la situación. Además puedes colocar una compresa fría en la cara para reducir la inflamación, y una gasa en la herida para cortar la hemorragia.

Acude al odontólogo

Aunque parezca evidente, se debe acudir lo más rápido posible al odontólogo. La rapidez que nos tomemos en acudir al especialista puede ser fundamental para reparar el diente. Una vez allí, el odontólogo actuará en función de la entidad de la rotura.

En el caso de que la rotura sea parcial, la forma de actuar será diferente en función de la gravedad de la rotura. Si la rotura es pequeña, la zona partida podrá ser rellenada con una resina del mismo color que el diente partido para conservar la estética de las piezas dentales. En cambio, si la rotura es grande, es decir, que afecta a la raíz, se desprenderá lo que resta del diente partido y se colocará un implante.

Desde nuestra clínica dental en Motril insistimos en el principal consejo: mantén la calma, sigue estos pasos y ponte en contacto lo antes posible con un profesional.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar