¿Me debería extraer la muela del juicio?

Son uno de los problemas dentales más temidos, pero tienen solución

sintomas muela del juicio, dentista en motril

Entre los mitos y leyendas que más asustan sobre la salud bucodental destaca la temida muela del juicio, llamada así porque lo habitual es que haga acto de presencia entre los 17 y los 21 años, edad considerada como el inicio de la juventud, en la que ya tenemos ‘juicio’ suficiente para razonar y vivir vida de adulto.

¿Cuándo es aconsejable extraer la muela del juicio? ¿Hay que extraerla en cualquier caso? Lo cierto es que preferimos estudiar cada caso por separado en la clínica dental Fernández Abarca (Motril), porque hay muchas casuísticas posibles. Puedes contactar con nosotros si tienes cualquier duda.

La muela del juicio no es otra cosa que el tercer molar inferior y superior, al fondo de cada mandíbula. A pesar de lo dicho, pueden nacer antes o después de la edad acostumbrada, y no siempre dan problemas. Al final es una cuestión de espacio: si estos molares tienen sitio suficiente para surgir y crecer, apenas se notará alguna molestia. Los problemas llegarán cuando no consigan encontrar su lugar y puedan dar lugar a inflamaciones severas e incluso infecciones.

Los síntomas que nos dan la alarma son:

  • Dolor o rigidez al final del maxilar.
  • Irritaciones en lengua o cavidades bucales
  • Inflamación en la encía
  • Molestias oclusivas inesperadas

Estas señales pueden estar indicando que la muela del juicio está retenida, y conviene acudir a una clínica dental cuanto antes para realizar una radiografía y estudio del caso. Si lo más conveniente es extraer esas piezas dentales, lo más habitual es recomendar hacerlo cuanto antes y extraer las cuatro, para que no desarrollen más su tamaño ni su raíz y la intervención sea más sencilla.

Eso sí, si se nos presenta una infección la operación no podrá hacerse hasta que la zona esté sana. Son esos días de tratamiento y espera los más temidos, con dolores bastante difíciles de aguantar. Para que esos momentos de curación sean más llevaderos, además de tomar analgésicos, puede aplicarse compresas frías sobre la mejilla (¡nunca calientes!).

Si ignoramos este tipo de problemas podemos sufrir apiñamiento de los dientes, caries problemáticas porque complican la higiene o quistes. Estos son los temores a los que nos referíamos al principio, y si la muela del juicio que los puede causar se detecta a tiempo no hay por qué asustarse.

Y hay que decir que son muchos, muchísimos los pacientes que tienen su muela del juicio bien ubicada sin que les haya dado problemas, y es menos frecuente que en personas mayores de 25 o 30 años sea preciso extraerlas (salvo que hayan estado dando problemas durante años y hayan sido ignoradas). Una simple cita con nosotros puede ayudarte a saber cuál es tu situación.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar