¿Qué es la sensibilidad dental y cómo se remedia?

La sensibilidad dental está asociada con la ingesta de bebidas y comidas frías, pero no nos engañemos, el exceso de calor en los alimentos también pueden hacer que sintamos esa desagradable sensación de escozor punzante en nuestros dientes. ¿Por qué se produce esta desagradable sensación y cómo puedes evitarlo? Quédate y descubre los consejos que le damos a los pacientes de nuestra clínica dental en Motril.

Cabe destacar que la sensibilidad dental afecta entre un 20 y 35% de la población y aunque se trate de un dolor puntual (salvo casos extremos), puede ser la antesala de un problema de mayor envergadura, por lo que es recomendable reconocer a tiempo cuales son los motivos por los que se ha producido.

¿Cómo y por qué se produce?

La sensibilidad dental puede venir provocada por muchos motivos:

Higiene deficiente: como toda afección dental, una higiene insuficiente puede provocar problemas en nuestra boca, por lo que siempre es más que recomendable realizar un cepillado de dientes de entre 2 y 4 minutos tras cada ingesta de alimento. Si podemos reforzar este cepillado con colutorio y seda dental, mejor.

Alimentos y bebidas excesivamente ácidos: somos lo que comemos y eso es un hecho en cuanto a las diversas patologías que sufrimos; en muchísimas ocasiones nuestra salud es un reflejo de nuestra alimentación y en el caso de la salud bucodental, mucho más. Determinados alimentos tienen un PH demasiado bajo, lo cual provoca un desgaste de nuestro esmalte dental, haciendo que la dentina (la capa que se encuentra debajo del esmalte), se resienta. Los alimentos con un PH especialmente bajo son los zumos, mermeladas y ciertos tipos de tés.

Estrés y bruxismo: el estrés afecta a nuestra salud bucal, eso es un hecho innegable y en muchas ocasiones este estrés puede derivar en bruxismo, patología de la que os hablamos en esta entrada del blog. Un exceso de presión dental puede provocar el desgaste del esmalte e incluso llegar a fracturar el diente.

Recesión de encías: determinadas enfermedades periodontales pueden provocar que la sensibilidad dental venga de las encías, aunque también puede ser causa de un cepillado de dientes con excesiva presión.

Secuelas de algún tratamiento: determinados tratamientos dentales con un nivel de intrusión alto como un empaste o una endodoncia, pueden dejar resentido el tejido dental.

¿Eres una persona propensa a sufrir sensibilidad dental?

Realmente la propensión a sufrir esta patología viene definida por el listado anterior, aunque un factor muy recurrente es el exceso de presión en el cepillado. También se detecta esta mucho esta dolencia en personas bulímicas debido al nivel de acidez que soportan las piezas dentales.

Cómo tratarla y prevenirla

Si ya sufres de sensibilidad dental, existen cepillos dentales específicos con cerdas suaves y delicadas que unidas a una técnica de cepillado correcta, a un dentífrico y colutorio no abrasivo, pueden paliar este problema.

Si el problema persiste, debes acudir a tu clínica dental de confianza.

En caso de querer prevenirla, es aconsejable que reduzcas alimentos con un PH demasiado bajo y, de consumirlos, esperes unos minutos antes de cepillarte los dientes para que la saliva actúe como neutralizante de dichos ácidos protegiendo así el esmalte.

Por otro lado y como hemos comentado antes, la limpieza es fundamental, por lo que si haces uso de cepillos con filamentos especiales para no dañar dientes y/o encías. 

Por último, recomendamos encarecidamente la sustitución del uso de palillos de dientes por cepillos interproximales que mejoran la función de los palillos de dientes cuidando además dientes y encías.

De esta forma, la sensibilidad dental no será un problema y podrás disfrutar de alimentos y bebidas frías y calientes.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar