¿Perjudica la mascarilla a la salud dental?

Tenemos que prestar más atención a nuestra higiene si no queremos tener problemas bucales

Ya llevamos varios meses padeciendo las consecuencias de la pandemia de la Covid-19, que son muchas y muy graves. Este virus, además del consabido riesgo para la salud y sus secuelas crónicas, está además afectando a nuestro modo de vida e introduciendo novedades en la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno y ha impuesto en todo el planeta un complemento obligatorio que no está exento de polémica: las mascarillas. Nunca antes supimos tanto sobre los distintos tipos y sus niveles de protección. Pero, ¿sabemos si perjudica la mascarilla a la salud dental?

La primera respuesta es clara: No afectan directamente, no hay evidencia científica de ningún perjuicio para la salud, y lo dice el Consejo General de Dentistas. Pero indirectamente sí afectan a nuestra boca y se está comprobando un repunte en los problemas de salud dental (en nuestra clínica dental en Motril lo estamos notando) y podemos evitarlo.

El hecho de que debamos mantener nuestra boca y nariz tapadas hace que descuidemos un poco más nuestra salud dental, cuando deberíamos hacer todo lo contrario: extremarla. Ahora bebemos menos agua y menos veces y las bacterias alojadas en nuestra dentadura, lengua y encías no se ven expuestas directamente al oxígeno, por lo que es bastante frecuente generar un problema de halitosis. Si además no tenemos en cuenta que las mascarillas quirúrgicas son de un solo uso (4 o 5 horas como máximo) estamos intensificando ese efecto conservador de bacterias.

Además de problemas de halitosis (y posible tinción) esto deriva en posibles casos de desmineralización de las piezas dentales y de caries. En nuestra clínica dental ya estamos corroborando que hay más casos que antes.

El uso de mascarilla no es opcional. Es una obligación común a todos porque previene el contagio del coronavirus, lo cual tiene como fin evitar más pérdidas humanas. Todos debemos llevarla en espacios públicos, abiertos o cerrados, reuniones, transporte público y cualquier otro espacio que no sea nuestro hogar. Para que no afecte a nuestra salud dental simplemente tenemos que:

  • Cambiar el cepillo de dientes por uno nuevo con más frecuencia que antes.
  • Cepillarnos con más frecuencia y cuidado que nunca, aunque vayamos a tener la boca tapada.
  • Mantener nuestro cuarto de baño lo más limpio posible.
  • Beber mucha agua durante el día.
  • Estar atentos a cualquier síntoma anómalo para acudir a una clínica dental.

¡Lleva mascarilla siempre!

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar