Empastes, la solución a caries y picaduras

Las caries, esa afeccion bucal que si atiendes a tiempo, tiene una solución sencilla e indolora.

Un empaste es seguramente, el proceso más rutinario de Clínica Dental Fernández Abarca. Los restos de azúcar que no se retiran de forma efectiva de los dientes, pueden llegar a formar placa bacteriana que si se condensa, puede llegar a convertirse en un ácido que erosiona el diente en cuestión, dando lugar a pequeños orificios a los que llamamos caries.

Si esta afección se detecta a tiempo, cuando la erosión solo ha mellado un poco el esmalte dental y apenas un poco de dentina, la caries puede retirarse sin problema alguno sustituyendo el tejido cariado por un empaste. El proceso es sencillo:

Primero se retira la caries, bien mediante láser dental o bien mediante el clásico taladro. Descuida, no duele ya que para este proceso se aplica anestesia local que evitará que sientas sensaciones incómodas, aunque cabe destacar que hay casos en los que la caries es tan leve, que el empaste puede realizarse sin anestesia y sin que el paciente sienta dolor alguno.

En segundo lugar, rellenamos el hueco que hemos creado en el diente al retirar la caries, con un material que puede variar entre composite, resinas o porcelana.

Luego se pule el relleno para darle una textura más natural con el fin de que el paciente no sienta un cuerpo extraño en su mandíbula.

En caso de que la caries esté en estado muy avanzado y haya alcanzado la pulpa deltal, el procedimiento cambia por completo y tendremos que llevar a cabo una endodoncia. Se trata de un procedimiento que se realiza con anestesia local obligatoriamente ya que vamos a abordar la profundidad de la pieza dental, eliminando por completo la parte infectada del diente y sustituyéndola por un material artificial. Para ello, debemos «matar el nervio» del diente y convertirlo en una pieza insensibilizada.

En casos de caries extremas en las que ni un empaste ni una endodoncia son soluciones factibles, no hay más remedio que proceder a extraer la pieza. En tal caso, siempre se puede sustituir el diente por un implante que emulan a la perfección la pieza sustituida.

A día de hoy, no hay un motivo palpable para tenerle miedo a acudir a tu dentista de confianza. Los avances en tecnología y técnicas odontológicas ha avanzado hasta el punto en el que el paciente tan solo siente una leve molestia cuando viene. Nos alegramos mucho de poder tratar a nuestros visitantes con la tranquilidad de que vamos a solucionar su dolencia sin que suponga un mal trago para esta persona.

Recuerda que estamos en Motril para lo que necesites.

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar