Dietas exprés: un peligro para los dientes

Con la llegada del verano emprendemos dietas que no tienen en cuenta la salud bucodental

Llegados a estas alturas del año, la preocupación por adelgazar y llevar a cabo la archiconocida “operación bikini” se normaliza sin pensar en las consecuencias para el cuerpo. Aunque parezca que los efectos se limitan a la figura no solamente se quedan ahí. Cualquier dieta tiene consecuencias para la salud bucodental, un asunto del que hablamos a menudo con nuestros pacientes.

La primera y más básica, por ejemplo, sería el bruxismo. Consiste en apretar mucho los dientes debido al estrés o ansiedad que emprender una dieta nos puede generar. Además, consumir grasa genera dopamina, que es una de las sustancias que nos ayudan a mantener un buen estado de ánimo, algo fundamental. Aunque pueda parecer un riesgo relativo, en Clínica Fernández Abarca hemos visto ese efecto de nerviosismo afectar a muchas personas.

Podemos resumir algunos de los errores más comunes en tres acciones que se hacen mal cuando se decide empezar con este tipo de dietas express:

  • Comer muy poco o incluso nada de carbohidratos: la principal consecuencia de esta acción afecta directamente al aliento. Generamos una sustancia llamada cetona cuando el cuerpo tiene que empezar a recurrir a las grasas ya almacenadas, debido a la carencia de hidratos de carbono.
  • No consumir casi nada de calorías: al privarnos de algunas sustancias que contienen vitaminas y que ayudan al buen y normal funcionamiento de nuestro cuerpo, la mandíbula, encías y esmalte empiezan a debilitarse, haciéndonos más propensos a las caries, gingivitis… Además, algunas vitaminas inciden en la salud bucodental y son especialmente indicadas para protegerla, como la vitamina A y C, que ayuda a la saliva con la defensa de las bacterias y las infecciones; o la vitamina B2, que ayuda a evitar las llagas y agrietamiento de labios, entre otras.
  • Solamente comer fruta: aunque parezca que la clave de las dietas sea solamente comer fruta y verdura, el elevado consumo de fruta puede perjudicar el esmalte debido a sus ácidos y azúcares.

Ya tenemos, por tanto, razones adicionales para no fiarnos de las dietas express. Sus efectos beneficiosos pueden no compensar los perjudiciales, y esto tiene también con la salud de nuestra boca. Si vas a empezar un régimen, hazlo después de haber hablado con un médico experto, y si consideras que es conveniente con tu dentista. ¡Hay otras formas de perder peso!

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar