¿Carillas de porcelana o de composite?

¿Cuál es la mejor opción? Depende de las necesidades del paciente

Son muchos los pacientes de la clínica Fernández Abarca que vienen a asesorarse y, dado el caso, implantarse carillas dentales para remediar pequeños defectos en su dentadura. Las carillas de porcelana o de composite son los dos tipos más demandados y sirven precisamente para eso, disimular y corregir pequeñas imperfecciones como diastemas -huecos de separación entre piezas dentales-, grietas o astillamientos, decoloración o tinción, pequeñas roturas, dientes pequeños que muestran demasiada encía… Son sólo problemas estéticos, pero que complican la vida de los que los padecen llegando a provocar problemas de autoestima.

Un odontólogo profesional, tras estudiar el caso, es quien te recomendará si debes usar carillas de porcelana o de composite. Para empezar, habrá que descartar otro tipo de problemas que harían inviable poder llevar carillas dentales, tales como bruxismo o problemas de oclusión dentaria. Descartados los obstáculos, a grandes rasgos, una carilla de composite sería más recomendable para un defecto pequeño o menor, y las de porcelana se aplicarían en irregularidades más severas. Pero para entrar un poco más en detalle, vamos a relatar las ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones.

Carillas de composite

Las carillas de composite se hacen a partir de una resina especial, similar a la que se emplea al tratar caries, moldeándola capa a capa directamente sobre el diente por parte del odontólogo.

Ventajas

  • Son más económicas
  • Se aplican de forma rápida, incluso en una única sesión
  • Su aspecto es muy natural

Inconvenientes

  • Son menos duraderas
  • Pueden perder color o teñirse
  • Requieren más revisiones

Carillas de porcelana

Las carillas de porcelana son láminas muy finas diseñadas a medida en un laboratorio especializado, para su posterior colocación en la dentadura del paciente.

Ventajas

  • Son de gran calidad
  • Ofrecen un resultado estético de primer nivel
  • No pierden brillo ni se modifica su color

Inconvenientes

  • Son más caras que las carillas de composite
    • Hacen falta varias sesiones, y en ocasiones anestesia local

Usamos cookies propias y de terceros que recogen datos sobre sus hábitos de navegación. ¿Acepta su uso? Más información Aceptar